top of page

LA RACIONALIDAD TÉCNICO-INSTRUMENTAL DEL AMOR EN ¡OLVÍDATE DE MÍ! (2004)

La racionalidad técnico-instrumental del modo de producción centrado en el capital también está presente en los detalles de la producción artística/cultural, una racionalidad que es la propia racionalidad de la dominación, una represión de una sociedad en proceso de autoalienación. El amor, como toda forma de expresión y sentimiento humano, es un proceso individual susceptible a la positivación de las fuerzas productivas, adquiriendo así una función económica aún más subjetiva que en otros períodos de la humanidad.


Un impulso de correr y un tren a Montauk. La casa en la playa y las olas frías. En el tren de regreso. "¡Qué coincidencia!". Y no sabemos si lo es, pero imaginamos que no.


Joel y Clementine tienen un hermoso reencuentro. Solo después conocemos el pasado. La Laguna. Laguna Inc. Olvidar es el negocio. A medida que descubrimos lo que ambos hicieron, descubrimos lo que fueron, quiénes son y lo que se es y lo que no se es basado en las personas que amaron y con quienes convivieron. La Laguna que queda, como una columna en la sala que no tenía utilidad, pero marcaba la diferencia como presencia, con la diferencia de que las personas tienen utilidad, somos sociales, y utilidad no debe confundirse con utilidad.


Descubrimos la causa de la sorpresa de Patrick cuando encuentra a Joel frente a la casa de Clem. Y descubrimos cómo la desconstrucción narrativa nos guía a través de una relación que fue sofocada.


Espacios y escenarios que van perdiendo sus detalles a medida que avanza el tiempo. Retroceso. Ya sea por la distancia o por el uso de sustancias. Recuerdo no recordar pero nunca recuerdo recordar.


Eternal Sunshine of the Spotless Mind (2004), dirigido por Michel Gondry

Hormonas activadas por sinapsis y senderos eléctricos en el cerebro dibujando en un mapa cerebral lo que llamamos "recuerdos", borrados como un tatuaje a láser por los cables eléctricos y sus monitores.


La película representa una inversión interesante, no la negación de un amor romántico idealizado, sino cómo el capital refuerza este ideal con la creación de un mercado para borrar el amor fallido, humano, real.


El amor racionalizado, medido, como fetiche por la ciencia al revelar los "secretos" del alma y el espíritu. El amor es un negocio. Flores. Tarjetas. Peluches. El mercado existe como afirmación del amor romántico. El amor son cosas. El amor es capital. Los recuerdos son cosas. Los recuerdos se convierten en mercancía desechable. Lo curioso son las propias cosas que expresan una representación del amor, de "pensé en ti", "te recordé", forman una colección del amor dentro de bolsas de basura y cajas.


- "Esto tiene una historia divertida..."


- "Por favor, no digas nada, simplemente concéntrate en el objeto."


Los objetos son el punto de llegada para el punto de partida.


La perfección de los medios se convierte en la perfección del amor. La perfección de la técnica para crear la ilusión de la reproducción de un amor perfecto. Que, como todo lo perfecto, nunca existió. "Dominación" de uno mismo en un carácter totalitario, que en la etapa de las fuerzas productivas capitalistas representadas, con su nuevo nicho de mercado de amor, muestra cómo la racionalidad del individuo en el capital necesita un cierto nivel de objetivación del otro para ser traducido en deseo, para ser casi sartriano. Deseo por cosas = deseo por personas.


Brillo eterno que deja una mente sin recuerdos. Un diluvio que arrastra esos fragmentos restaurados, simbolizados en paredes, rostros, muebles y situaciones, las interacciones del yo con el otro y con las cosas. La casa en la playa, siendo devorada por la infestación de un invasor en un escenario catártico.


Eternal Sunshine of the Spotless Mind (2004), dirigido por Michel Gondry

"Muchos chicos piensan que soy un concepto", el concepto como la cosa en sí y la forma de percibir esa cosa. "Que los completo", el amor no completa a nadie, el amor la mayoría de las veces no está a la altura de su propio concepto, sea cual sea.


El amor que, en la contradicción entre idealismo y praxis, se manifiesta dialécticamente en su opuesto: odio. De un extremo al otro, en el cual el resultado puede ser observado en una mediación. Lo ontológico será su experiencia más allá de lo que es técnicamente establecido y calculable, configurable y delimitado, invisible a los ojos por los píxeles del monitor.

La técnica establece la conexión entre el amante y el amado, como la cinta de canciones, las cartas escritas, la nota de Lacuna Inc. informando que Clem decidió olvidar a Joel. Las cosas pueden vincular el punto A al punto B, pero nunca será el amor la cosa en sí, porque incluso si se borran las memorias, el amor atraviesa el camino administrado.


El amor como fisiología puede ser rastreado, borrado, eliminado, como un apéndice inútil, es eso lo que la tecnicidad elimina. El amor como abstracción se convierte en todo y nada. El amor que, como realidad, como "te amo", es el "todo bien" dicho por Joel al final, el todo bien por los defectos e imperfecciones de ambos.


"Solo espera. No sé. Quiero que esperes... solo un poco".

...

"Está bien".

"¿En serio?"

"No soy un concepto, Jorge, soy una chica jodida buscando paz mental. No soy perfecta".

"No veo nada que no me guste de ti".

"Pero lo verás".

"Pero ahora no veo".

"Pero lo verás. Encontrarás cosas. Y me sentiré aburrida y atrapada. Porque eso es lo que me pasa".

"Está bien".

...

"Está bien... está bien".


Eternal Sunshine of the Spotless Mind (2004), dirigido por Michel Gondry

Se rompe el metafísico mitológico romántico remodelado por el racionalismo-técnico, lo imperfecto pone fin a eso, se rompe el hechizo, el fetichismo por la mercancía del amor.


Y las lágrimas caen sin sal, endulzadas por la risa ante la noción de la propia locura, de la locura que es amar acompañada de un cierto grado de eterno retorno, pero más que eso, por la inevitabilidad del amor como el cruce de dos errores que eligen objetivamente equivocarse juntos. La falla de la razón técnica en apagar las luces moldea un amor consciente de sus límites, con la superación de lo que fue y dispuesto a cambiar.


El resplandor eterno de una mente que ama más allá de las cosas, ama a las personas y todo lo que traen consigo.


3 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page