top of page

El reverso de la censura

Hace no muchos años, me intrigaba observar el panorama de la nueva literatura brasileña y notar la casi ausencia de hombres negros publicados. Hablando de tradición, fue solo en la escuela secundaria cuando me enteré de que Machado de Assis era un hombre negro, aunque su nombre me resultaba familiar desde hacía mucho tiempo y ya había tenido algún contacto con sus textos. La realidad es que las cosas han cambiado y figuras como Itamar Vieira Júnior, Jeferson Tenório, Geovani Martins y Edmilson de Almeida Pereira son algunos de los responsables de modificar esta situación. A pesar de la naturaleza burguesa del género de la novela, estos autores no solo están publicados, sino que también están muy bien publicados, leídos, conocidos y premiados. Gracias a ellos, y a otros más mayores que he llegado a conocer, mi imagen de la intelectualidad y la elaboración artística subjetiva de hombres negros ha cambiado radicalmente.

Por otro lado, la urgencia y emergencia de estas voces, de estas narrativas, de estos libros que ahora se leen, incomodaron a un grupo de ciudadanos bienintencionados. Son herederos de un país que nunca trató bien a las personas negras en posiciones destacadas, y también son nostálgicos de la dictadura, responsables del ascenso de la extrema derecha y de un expresidente que sigue embruteciendo a sus seguidores fanáticos.


Recorte da capa de "O Avesso da Pele", de Jeferson Tenório


El blanco de la crítica en este momento es el libro del escritor carioca Jeferson Tenório. En la tercera novela del autor, publicada en 2020 por la editorial Companhia das Letras, seguimos la búsqueda de Pedro por el pasado de su padre, un profesor de Literatura asesinado por el racismo. El libro, que tuvo un significativo número de lectores, también fue el ganador del Premio Jabuti 2021, un respetado premio literario brasileño. Todo esto demuestra la relevancia de la obra, que se basa en su calidad literaria. Sin embargo, hace poco más de una semana, la obra, aprobada por el Programa Nacional del Libro Didáctico (PNLD), fue criticada por la directora de una escuela en Rio Grande do Sul. Un ataque infundado a un autor que vivió muchos años en este estado y formó a tantas personas, ya que es un excelente profesor y tiene experiencia en las aulas de educación básica. Que no quede ninguna duda: su obra puede y debe estar en las escuelas.

Pocos días después, el Núcleo Regional de Educación de Curitiba emitió un documento oficial exigiendo que las escuelas que tuvieran ejemplares de los libros los devolvieran en un plazo determinado. ¿Cómo nombrar estas acciones si no es censura? Los fiscales de la moral y la educación, a partir de fragmentos de la obra completamente sacados de contexto, afirmaron que se trataba de un libro con un alto contenido pornográfico. Hace algún tiempo que leí la obra, es cierto, y recuerdo breves descripciones de sexo y confesiones de deseo, cosas propias de la pubertad.

 

E no están los adolescentes enfrentando estas cuestiones?

¿En qué etapa de la vida se comienza a lidiar con esto?


Es, como mínimo, apelativo y superficial basarse en la sexualidad desde una moral cristiana y castradora para censurar un libro que va mucho más allá de eso. Quizás el viejo Freud explique algo... Sí, las escenas están ahí, pero el libro no es ni de lejos parecido a la pornografía. De hecho, la literatura brasileña está bien surtida de escenas de sexo y erotismo. Para saber esto, basta con conocer lo básico. También pasó el tiempo en que eran necesarios libros (o revistas) para acceder a contenido erótico o sexual, ¿no es así? Internet, que curiosamente estos mismos fiscales no quieren que sea regulada, es de fácil acceso para los jóvenes de la escuela secundaria. ¿O me equivoco? Me pregunto si estos protectores de la moral y las buenas costumbres leyeron íntegramente "O Avesso da Pele" y desconfío de la humanidad y el sentido crítico de aquellos que leyeron el libro y no piensan que sea adecuado para los estudiantes de secundaria. Pero, lamentablemente, no me sorprende que tamaña estupidez, conservadurismo, falta de sentido estético y ético provengan de donde hablo, del sur del país.

Estas personas que, abusando de sus posiciones de poder, desafiaron una deliberación tan seria y precisa, y censuraron a un autor negro, un profesor, muestran sin miedo sus rostros racistas e incuestionables. Con la decisión proveniente de Paraná, entiendo que atacan la obra de Jeferson porque la educación antirracista no está en la agenda de un gobierno que precariza la función docente cada día más. Escribo esto desde el lugar de alguien que es profesor de la red pública de este estado y que percibe que el trabajo está siendo reemplazado cada día más por plataformas de "enseñanza".

Estos intentos de censura de la literatura dejan al descubierto que quienes coquetean con el autoritarismo tienen horror al arte, y se evidencia el deseo de silenciar voces que denuncian la violencia policial racista. "O Avesso da Pele" es un viaje al interior de las personas negras, a las complejidades de las relaciones familiares, al impacto del racismo en nuestros procesos psicológicos. El hecho de que este libro esté en las escuelas simplemente cumple con lo que establece la Ley 10.639, además de ser una maravillosa herramienta para el disfrute literario de los estudiantes, dada la diligencia de su construcción. Para aquellos que han leído "O Avesso da Pele" y defienden una educación emancipadora, no es necesario explicar por qué el libro puede y debe estar en las escuelas del país; para los seguidores del oscurantismo, sin embargo, una obra formidable y provocadora, incomoda.


Jeferson Tenório


A pesar de todo este desorden antidemocrático y antipedagógico, Jeferson Tenório se vuelve aún más grande y, a diferencia de lo que los censores buscaban, su integridad no se ve afectada. Como escribió Mário Quintana, originario del estado donde surgieron los primeros ataques: "Todos esos que están allí / Obstaculizando mi camino, / ¡Ellos pasarán... / Yo, pajarito!". A mi amigo Jeferson, a quien tuve el placer de conocer en este Cine Fórum, mi más profundo agradecimiento. ¡Eres gigante y tu obra es inmensurable!


*

Sobre el autor Bruno Barra es licenciado en letras por la Universidad Estatal de Maringá e investigador de las relaciones étnico-raciales. Actualmente, trabaja como profesor en la red pública del Estado de Paraná y también realiza trabajos como mediador cultural, especialmente en el campo de la literatura.
3 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page